click here

TRATAMIENTOS Y ACABADOS DE LA MADERA

Ya des de los orígenes de Macusa, el tratamiento autoclave ha ido ligado con muchos de los productos y servicios que se ha ofrecido. La venta y comercialización de pino tratado para su uso en el exterior ha sido des de hace muchos años un punto clave en nuestra oferta.

 

A parte del tratamiento, Macusa hemos seguido avanzando e invirtiendo en este ámbito. Ha sido en los últimos años cuando se ha apostado definitivamente en esta línea y se ha adquirido maquinaria nueva para ofrecer un mejor y más amplio abanico de acabados y tratamientos de nuestros productos. El cliente, hoy en día, puede escoger entre una selección de opciones según zona de uso, preferencias de diseño y color, así como de textura.

En Macusa hemos incorporado el servicio de barnizado a poro abierto, permitiéndonos dar una doble opción en cuanto a tratamiento clase riesgo II (el necesario para maderas ubicadas en el interior de la vivienda) y acabado en distintos colores y diseños. Una opción que nos permite ser más competitivos que nunca en el suministro de todo tipo de madera estructural.

Además, la incorporación de una última máquina de rusticar, permite ofrecer esta otra opción de acabado a nuestros clientes. Este servicio de rusticar se basa en cepillar la madera de forma abrasiva haciendo resaltar las vetas de la misma. Una textura singular, atractiva y rústica que permite dar un acabado diferente en un espacio concreto.

Estos procesos se pueden realizar en todos nuestros productos, sean tablones de pino, vigas de madera, así  como para los productos acabados (mobiliario urbano o estructuras).

 

Definición de las Clases de Riesgo (o de uso) en el tratamiento de la madera:

-      Clase riesgo 1: La madera o derivados se utilizan en el interior de una construcción y no está expuesta a la intemperie, ni a ningún proceso de humidificación. El ataque de hongos cromógenos o de hongos xilófagos es insignificante y siempre accidental.

 

-      Clase riesgo 2: La madera o derivados se localiza bajo cubierta y no está expuesta a la intemperie (en particular a la lluvia horizontal), pero que puede estar sometida a humidificación ocasional. Se puede producir ataques por hongos cromógenos y hongos xilófagos.

 

-      Clase riesgo 3: La madera o derivados están por encima del suelo sin tocarlo y expuestos a la intemperie (en particular, la lluvia). Se puede producir ataques por hongos cromógenos y hongos xilófagos.

 

-      Clase riesgo 4: La madera o derivados están en contacto con el suelo y con el agua dulce. Se puede producir ataques por hongos cromógenos y hongos xilófagos.

 

-      Clase riesgo 5: La madera o derivados están sumergidos en agua salada de forma regular o permanente. El ataque de intervertebrados marinos es el problema principal, especialmente en aguas templadas. 

 

 

 

 

Pol. Cantallops,       s/n. 08611 OLVAN